martes, 20 de marzo de 2007

Jim Cramer: ¿ángel o demonio?


Que los norteamericanos tienen un gran sentido del espectáculo no es nuevo. Tampoco es nuevo el hecho de que los mercados financieros tengan mucho más interés para el ciudadano medio que en otros países. Ambos hechos son suficientes para que aparezcan personajes mediáticos como Jim Cramer.

Muchos de vosotros seguro que ya conocéis al hombre que ha convertido su grito “BOOO-YAH” en seña de identidad. Para los que no lo conozcáis, ahí van algunos datos:

Cramer se convierte en un verdadero ídolo de masas gracias a su programa Mad Money emitido por la CNBC, el canal financiero más importante de Estados Unidos. En él, como si de un telepredicador hiperactivo se tratara, comenta airadamente los movimientos del mercado y da recomendaciones sobre empresas cotizadas – todo ello aderezado con música heavy de fondo, divertidos efectos sonoros y sillas que vuelan por medio del estudio -.

Si bien el bueno de Jimbo tiene infinidad de detractores, no es menos cierto que su currículum es envidiable: tras trabajar en Goldman Sach´s, en 1.987 fundó su propia gestora de hedge funds donde obtuvo unas más que brillantes rentabilidades. En 1.996, se embarca junto con un socio en el desarrollo del portal financiero TheStreet.com -empresa que hoy en día cotiza en el Nasdaq (TSCM) –.
Tras abandonar su trabajo como gestor en 2001, se centra en su actividad como figura mediática (además de presentar Mad Money, escribe libros, da conferencias, tiene su propio programa de radio, etc.).

El seguimiento de cada una de sus recomendaciones es inmenso. El impacto es tal, que raro es que una de las empresas que recomiende no abra al alza al día siguiente. Además, gran cantidad de portales y blogs financieros siguen día a día sus comentarios y monitorizan sus resultados.

Durante los últimos días, han sido muy comentadas unas declaraciones en las que afirmaba sin ningún tipo de tapujos que en su época de gestor hedge, utilizaba técnicas poco transparentes (por no decir ilegales) para calentar valores.

En fin, Cramer es amado y odiado a partes iguales pero no deja indiferente a nadie y si no, echad un ojo a estos vídeos:





2 comentarios:

Gurusblog dijo...

Estas Navidades que pase unos cuantos días en los EEUU, descubrí con asombro el fenómeno Cramer. Francamente impactante. Sin embargo he intentado ir siguiendo de reojo y desde la distancia las recomendaciones que hace, más que nada porque es imposible que una vez lo has visto no te pique la curiosidad. La sensación que tengo es que le da a todo, a un ritmo de 5 o 6 recomendaciones de compra y 5 o 6 recomendaciones de venta por día, un ritmo tan alto que resulta complicado realizar un seguimiento sin perderse, ya que a veces un par de semanas después de recomendar comprar una acción sale con que se debe vender.

Por cierto si no recuerdo mal me parece que Cramer es Cum Laude por Harvard

webalalza dijo...

He visto algo en YouTube, y la verdad es que no me imagino ese tipo de espectáculo en España, aunque bueno muy poco a poco parece que la bolsa española parece modernizarse. Eso si, los años de retraso con los grandes mercados es muy grande
El espectáculo es curioso y la verdad es que sus audiencias espectaculares.
La influencia en las cotizaciones de este y otros inversores seguidos a nivel internacional , en mi opinión, es clara.
Lo cual no significa, que como todos los operadores e inversores de este planeta, se equivoquen.
El tema también es que supongo que alcanzado tal grado de audiencia y confianza será difícil que muchos no traten de conseguir "recomendaciones" a favor de sus empresas a cambio de algo interesante
Aunque vamos, cosas mucho peores, dañinas y menos útiles se ven en la televisión actual española, cotilleos y más cotilleos y ataques indiscriminados a cambio de audiencia
Lo que también me llama la atención es la contante rumorología que existe en el mercado y que influye de manera importante en la cotización de los valores, sobre todo en el corto plazo.
En el largo plazo, la bolsa suele poner a cada uno en su sitio.
Además, Internet se ha convertido en el soporte perfecto para la difusión de rumores, "spam bursatil"
saludos